Noticias

Ayer Luis Majul fue entrevistado por el programa Mesa Chica en el Canal La Nación Más. En diálogo con José Del Río, el conductor de La Cornisa realizó un análisis del momento político del país y de las instancias que vive el periodismo. "Dentro de muy poco el Gobierno tendrá hechos de corrupción", sostuvo entre otras cosas. 

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) El pasado reciente se empeña en ocultar el mejor momento del gobierno nacional desde que Mauricio Macri asumió hace casi dos años. Son tantas y tan espectaculares las cosas que están sucediendo en el patio trasero del kirchnerimo que terminan opacando al acuerdo con los gobernadores, la recuperación de parte del fondo del conurbano por iniciativa de María Eugenia Vidal y la reforma fiscal que aspira a organizar el desquicio impositivo que viene imperando en la Argentina desde 1983 hasta la fecha.

De la mesa de invitados de la emisión de La Cornisa del último domingo, participó el titular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, quien expuso su opinión sobre la situación del grupo Indalo, la crisis de muchos medios, el despido de Victor Hugo Morales de C5N; y a su vez habló de las mafias en el fútbol argentino y las irregularidades del Fútbol para Todos.

En el capítulo informes de la emisión de ayer de La Cornisa, se presentó una nota sobre las oscuras tramas del Fútbol para Todos, y el rol de Julio Grondona y Alejandro Burzaco en esa maquinaria. Todo en el contexto actual generado por la investigación de un tribunal norteamericano, conocida como FIFAGate. Sobre la cuestión, el ex presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, analizó las numerosas confusas cláusulas de contratación que presentaba el programa FPT, y que en su momento denunció.

(Columna publicada en Diario La Nación) Por encima de las cuestiones personales, la polémica generada durante la noche de entrega de los Premios Martín Fierro sirve para abordar dos asuntos de fondo. El primero: si el Estado debería hacerse cargo de los medios y, por ende, de los trabajadores de prensa de las empresas en conflicto o a punto de cerrar. Y el otro: el rico debate sobre colegas a quienes se ubica en una zona denominada, en forma irónica, "Corea del Centro", tema al que aludí en una nota publicada en este espacio en mayo pasado.

Me hice periodista porque quería mostrar lo que el poder oculta. También porque siempre me sentí profundamente libre. Empecé a escribir libros cuando me di cuenta que trabajar en una agencia, un diario o una revista no me alcanzaba. Fundé una productora de radio y televisión por la misma razón por la que me convertí en escritor: necesitaba más libertad para informar y opinar, y más independencia económica para decidir. Ahora sigo escribiendo libros, pero además los edito. Y cada tanto hago películas. O produzco obras de teatro. O monto ferias literarias y gastronómicas, como Leer y comer. Vivo en La Cornisa, pero no me siento una estrella de la tele. No me gustan los hipócritas ni los tibios.

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Hace un tiempo escribí un artículo sobre los periodistas a los que irónicamente se los denomina como habitantes de Corea del Centro. Los definí, palabra más, palabra menos, como aquellos que necesitaban sobreactuar la crítica y amplificar las denuncias contra el gobierno de Mauricio Macri como parte de una campaña personal que los pondría más allá de la grieta y les daría cierto lustre intelectual o determinada superioridad moral. El CEO de Perfil, Jorge Fontevecchia, enseguida recogió el guante y se empezó a defender y justificar su trabajo, pero enseguida le escribí para explicarle que no pensé en él, especialmente, y sí en quiénes sobreactuaban. Igual, no pareció prestarme mucha atención, porque desde ese día aprovechó el artículo para interpretar el concepto, a mi entender, de manera equívoca: para incluirse entre los periodistas y los medios que critican a los gobiernos más allá de la cantidad de votos que hayan obtenidos y la oficialitis de turno. Como no se trata una idea sencilla, ahora que los Martín Fierro de radio generaron una nueva controversia, voy a intentar explicar a qué me refería.

En su habitual columna semanal, en la última emisión de La Cornisa TV, el periodista Luis Majul presentó un editorial con el siguiente título: "Si Cristóbal López no va preso, la Argentina nunca cambiará". A continuación, en video, un fragmento del comienzo de su exposición en la que se refirió al mal momento que vivió Diego Leuco en la entrega de los Martín Fierro a la radio. Y link al editorial en la página de América. 

En la última emisión de La Cornisa TV, el periodista y escritor Federico Andahazi participó de la mesa de invitados de La Cornisa. Entre otras cosas, en el diálogo con Luis Majul, Andahazi, que a su vez es columnista del programa de Alfredo Leuco en Radio Mitre, se refirió a la agresión verbal que sufrió Leuco en el marco de la entrega de los Martín Fierro a la radio; y sobre el punto sostuvo que adhiere un 100 por ciento a los dichos del periodista y conductor de radio. A su vez señaló que ante el kirchnerismo no existen posiciones intermedias: "Corea del centro no existe", afirmó.

En las últimas dos semanas el gobierno ha anunciado una serie de reformas tributarias, financieras y económicas que han generado todo tipo de opiniones a favor y en contra, tanto en la sociedad en general como en el ámbito político provincial y nacional. Hoy en diálogo con el equipo de Majul910, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, analizó muchos de los puntos que están en discusión y valoró a su vez la situación de muchas áreas: "Lo importante es que los ciudadanos se vean beneficiados", afirmó ante las críticas de sectores particulares.